El nuevo CR-V equipado con la exclusiva tecnología Honda Hybrid Performance

La estrategia de Honda pasa por desarrollar tecnologías sostenibles, libres de emisiones, sin renunciar al placer de conducir ni a la calidad de vida que supone disfrutar de una movilidad eficiente y segura. La compañía trabaja para reducir su impacto medioambiental con políticas orientadas a un uso más eficiente de la energía, la reducción de emisiones contaminantes y la optimización del consumo de los motores que desarrolla. Esta ambición se ha plasmado en la «visión eléctrica» de Honda, en la que dos tercios de las ventas europeas de la marca incorporarán propulsores eléctricos (híbridos, híbridos enchufables, eléctricos de baterías y de pila de combustible) en 2025, utilizando al máximo fuentes de energía renovables.

 Honda Hybrid Performance al servicio de la «visión eléctrica» de Honda

En esta dirección se enmarca el nuevo CR-V, equipado con avanzada tecnología de propulsión híbrida (es el primer SUV de la marca en Europa que incorpora el sistema Honda Hybrid Performance). Esta innovación cuenta con la tecnología Intelligent Multi-Mode Drive (i-MMD) que consta de dos motores eléctricos (generador e impulsor), un motor de gasolina de ciclo Atkinson y una innovadora transmisión directa que proporciona elevados niveles de eficiencia. En el caso concreto del CR-V Hybrid, cuenta con un eficiente motor de gasolina i-VTEC de 2 litros, un potente motor eléctrico y una batería de iones de litio. La potencia máxima es de 135 kW (184 CV) con un par de 315 Nm.

En lugar de utilizar una transmisión convencional, una única relación de engranaje fijo crea una conexión directa entre los componentes móviles, lo que resulta en una transferencia del par más suave. Esta configuración hace que el sistema de Honda sea más refinado que el sistema planetario e-CVT que suelen incorporar otros automóviles híbridos.

Modos de conducción diferentes para maximizar la eficiencia

La tecnología i-MMD, exclusiva de Honda, cambia de forma inteligente, automática y de forma suave entre los tres modos de propulsión para proporcionar la máxima eficiencia posible. El software de control del sistema i-MMD decidirá en todo momento cuándo cambiar, en función de la situación y del entorno, sin la intervención del conductor, entre los tres modos:

-EV Drive (óptimo para conducción en ciudad; el motor de gasolina se desacopla del tren propulsor para evitar la fricción).

-Hybrid Drive (el motor eléctrico impulsa las ruedas delanteras mientras que el motor de gasolina abastece de energía las baterías de ion-litio, que a su vez suministra energía al motor de      propulsión. Este proceso se usa también durante funciones en modo de recarga de batería).

-Engine Drive (óptimo para altas velocidades de crucero).

El sistema i-MMD se ha perfeccionado para proporcionar una sensación de aceleración progresiva y de suavidad en la transmisión del pedal y al volante. El conjunto propulsor prácticamente silencioso permite un funcionamiento extraordinariamente discreto del CR-V Hybrid.

El inicio de producción del CR-V Hybrid en Europa está previsto para el mes de octubre y su comercialización dará comienzo durante el primer trimestre de 2019. El nuevo CR-V es el máximo exponente que calidad, eficiencia y respeto por el medio ambiente pueden ir de la mano.

 

Fuente: www.hondadreams.es

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.