Honda Jazz: más allá del equilibrio interior

Hay un aspecto del nuevo Honda Jazz que destaca por encima de los demás: su espacio interior. Una de las principales metas en el diseño de la nueva gama Jazz era hacer la vida de sus ocupantes más cómoda, más emocionante, más segura, más feliz. Y lo ha logrado. El nuevo urbano de Honda antepone las necesidades del día a día para ser referente de bienestar en la conducción y dar respuesta a las nuevas necesidades de la movilidad contemporánea.

Yoo no bi, diseño para el bienestar

“Yoo no bi”. No, esta expresión japonesa no sirve para hacerse el loco y declarar no haber visto nada. Más bien todo lo contrario. “Yoo no bi” es una noción que honra la belleza de los objetos cotidianos como fuente de bienestar. Siguiendo esta filosofía, cada detalle del nuevo Jazz ha sido pensado para, en palabras del líder de proyecto Takeki Tanaka, “enriquecer la vida diaria de quienes lo utilizan”. Para muestra un botón: hoy en día no es raro que un automóvil cuente con posavasos en la cabina, pero ya lo es más que cuente con posavasos que mantienen calientes las bebidas calientes, y frías las bebidas frías. Acertaste, ¡es el Jazz!

Pequeño gran coche

La estrategia para diseñar este «buen compañero» ha sido aumentar a cotas extraordinarias los niveles de eficiencia, comodidad y funcionalidad, ya característicos de las anteriores versiones del modelo.

Las cifras no mienten. Incluso con los asientos traseros en posición normal, el Jazz cuenta con 304 litros de capacidad de equipaje, un espacio particularmente grande para su segmento. Gracias a los asientos completamente configurables de Honda, los famosos Honda Magic Seats que la marca creó para el Jazz original en 2001, la capacidad del maletero se expande fácilmente hasta los 1.205 litros de espacio. Esta es una cifra excepcional para un automóvil con sólo cuatro metros de largo. Y por si esto fuera poco, los Honda Magic Seats permiten también plegar la base de los asientos traseros verticalmente, con lo que se consigue un espacio ideal para cargar objetos como bicicletas o plantas.

La belleza de la simplicidad

El nuevo Jazz es aún más compacto. La altura general se reduce para crear un habitáculo ergonómico, despejado y minimalista, que aúna funcionalidad, comodidad y conveniencia a través del uso de materiales duraderos como tejidos hidrófugos, pero también agradables al tacto.

Para rematar el interior diáfano, el panel de control, estrecho y fácil de usar, se extiende horizontalmente por el habitáculo para facilitar el uso al conductor. Otro detalle sofisticado son los reposabrazos de la consola central, situados a la misma altura que el de la puerta, una característica propia de modelos de gama más alta.

El parabrisas panorámico y el diseño de las lunas delanteras dejan paso a la luz natural y ofrecen un campo de visión amplio y despejado. Todos los detalles, como los estilizados retrovisores, están pensados para minimizar el ruido y la resistencia aerodinámica. Otro detalle con mucho impacto es que las puertas traseras se abren hasta 90 grados, lo que facilita enormemente las salidas y las entradas, o momentos delicados como el de sacar a un niño dormido de su sillita sin que se despierte.

El resultado final es un automóvil híbrido, con un sistema e:HEV de dos motores (generador y propulsor), que se avanza a las necesidades del conductor moderno al anteponer la movilidad del futuro, más sostenible, funcional, cómoda y segura.

Asientos mágicos delante y atrás

Uno de los cambios más importantes en la nueva generación del Jazz son los asientos delanteros. Una revolución estructural cimentada en los pequeños detalles: ensanchamiento de la base del asiento, sustitución del diseño habitual en forma de S, acolchado de mayor tamaño, mayor grosor y un sinfín de pequeñas mejoras para garantizar la mejor postura al tomar los mandos del vehículo.

Precisamente los cambios más imperceptibles son los que dotan y contribuyen a crear un espacio interior más amplio y diáfano. La colocación del pedal del freno para accionarlo de forma más natural, la reubicación del asiento para proporcionar un apoyo óptimo o la reorientación del volante unos milímetros para reducir el esfuerzo en el giro son sólo unos ejemplos. En un contexto de transición hacia la movilidad sostenible, los híbridos son una respuesta inmediata, disponible y fiable.

El nuevo Honda Jazz representa, junto al Honda e y el nuevo HR-V híbrido, el compromiso de la marca de electrificar su gama de automóviles en Europa antes de que finalice 2022. Actualmente, híbridos y eléctricos son alternativas maduras y funcionales de transporte limpio y ecológico. Si, como muchos otros, te estás planteando pasarte a la movilidad verde, no te pierdas el post Híbrido o eléctrico: ¿qué tecnología sostenible te conviene más?

 
 

Fuente: Honda

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.