La automoción en 2021: 5 razones para el optimismo

No son tiempos fáciles para la industria de la automoción, pero sí de retos y oportunidades. A continuación, os dejamos 5 razones para pensar que la automoción en España levantará muy pronto la cabeza como actor clave en esta gran revolución de la movilidad y de la economía que estamos viviendo.

1- Impulso a la producción

A pesar de las dificultades, el sector de la automoción en España fue capaz de recuperar el ritmo de producción tras los meses de confinamiento. Aun así, según datos de ANFAC, 2020 terminó con una producción total de 2.268.185 unidades, un 19,6% menos que en 2019.

Ante esta situación, el gobierno está apoyando al sector con el Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción. El plan incluye medidas de reactivación de la demanda como los planes RENOVE y MOVES, y de modernización de las plantas productivas. Es más, apoyar al sector significa también mejorar el posicionamiento de España en el proceso global de descarbonización de la economía. El informe «7 priorities to help the global economy recover», publicado por la Energy Transitions Commission, una coalición mundial de dirigentes de los sectores de la energía, la industria, las finanzas y la sociedad civil, destaca la necesidad de «apoyar el sector automovilístico» en su esfuerzo por impulsar soluciones de movilidad ecológica.

2- Ambición y descarbonización

La descarbonización del transporte a través de la movilidad eléctrica es una tendencia global que está cogiendo mucha fuerza. España tiene importantes cualidades para poder afrontarla con garantías, como plantas productivas competitivas, un conjunto importante de empresas a la vanguardia de la innovación y mano de obra altamente cualificada. En la cuesta de la recuperación post-Covid, la modernización de la industria de la automoción tiene un papel clave para posicionar España en la nueva economía y el gobierno lo sabe. Por esta razón, las medidas para apoyar al sector y crear así valor añadido en toda la cadena, de la producción a la comercialización, son una prioridad.

3- Apoyo decidido a la movilidad eléctrica

Para 2023, 250.000 vehículos eléctricos nuevos (medio millón para 2030) y más de 100.000 puntos de recarga para facilitar la transición hacia la movilidad eléctrica. Estos son los ambiciosos objetivos que recoge el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española para situar a España a la altura de otros países europeos más avanzados en este aspecto. Se pasaría de los 8.000 coches eléctricos matriculados al año actualmente, a unas 500.000 matriculaciones hasta 2030.

En este sentido, Honda ha avanzado sus objetivos de electrificación para poder ofrecer los principales modelos de su gama totalmente electrificados a sus clientes europeos antes de que termine 2022. Tras el lanzamiento del urbano eléctrico Honda e, de los híbridos Jazz y Crosstar y la reciente presentación del HR-V híbrido, la marca tiene previsto introducir otros tres nuevos modelos, todos unificados bajo el nuevo paragüas “Honda e:TECHNOLOGY”.

4- Refuerzo de la colaboración público-privada

En el año clave que es 2021, reforzar la colaboración público-privada será fundamental. Este es precisamente el propósito de la Mesa de la Automoción, creada para definir proyectos tractores que permitan aprovechar al máximo los fondos de recuperación europeos, así como escalar iniciativas para aumentar la competitividad de la industria. Por ejemplo, la función de los concesionarios podría cambiar mucho en los próximos años a medida que avanza la movilidad eléctrica.

5- Poner el turbo hacia el futuro

Ninguna transición es fácil, por eso Honda y la industria en general, están proponiendo soluciones que faciliten este cambio de modelo a los conductores. Una de las áreas clave en este sentido es el coste y tiempo de carga. Para abordar estas dos cuestiones, Honda anunció el pasado mes de marzo que este mismo año introducirá (inicialmente en Reino Unido y Alemania y posteriormente otros países) su primer servicio comercial de gestión energética bajo la nueva marca e:PROGRESS. El nuevo sistema permite a los propietarios de vehículos eléctricos optimizar la carga y beneficiarse de las tarifas más económicas, a la vez que contribuye a mejorar el rendimiento de la red eléctrica general y facilitar la integración de las energías renovables.

Dicho de otra manera: cuando escogemos un vehículo eléctrico no sólo estamos evitando emitir a la atmósfera humos de nuestro tubo de escape, sino que también estamos ayudando a que las energías renovables, más limpias que otros modos de generación, tengan un papel mayor en la red eléctrica.

Fuente: Honda

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.