Presión política, oportunidad industrial: Honda apoya las medidas de descarbonización

El mensaje que la Comisión Europea está transmitiendo es rotundo y claro: Europa va a exigir a las empresas que operen en su territorio un compromiso firme con la lucha contra el cambio climático. Es fundamental acelerar la transición hacia un sistema de energía y movilidad más sostenible y a Bruselas no le ha temblado el pulso a la hora de proponer que a partir de 2035 sólo circulen vehículos cero emisiones.

De aquí al 2030, la industria de la automoción está llamada a lanzar al mercado sus propuestas para cumplir con los nuevos estándares y normativas de calidad del aire marcados por la agenda sostenible. Honda ya hace décadas que trabaja en ello, y en su “Visión Eléctrica” se ha fijado el objetivo de ofrecer una gama totalmente electrificada a sus clientes en Europa antes de que termine 2022. Lanzados bajo la nueva marca “Honda e:TECHNOLOGY”, el eléctrico urbano Honda e o las nuevas generaciones del CR-V, el HR-V y el Jazz, disponibles exclusivamente con motorización híbrida, forman parte de esta apuesta.

 

Llegar más lejos

La decisión de Bruselas está en línea con lo que ya plantea España en su nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, un marco legislativo que impulsará la descarbonización de la economía española para 2050. El decidido impulso del parque renovable, y especialmente la apuesta por la movilidad eléctrica, forma parte del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030. Estas regulaciones contribuirán a que España se sitúe a la altura de otros países europeos más avanzados en este aspecto.

El compromiso de Honda con el medio ambiente y la sostenibilidad viene de lejos. Según el fundador de la compañía, Soichiro Honda, hay “tres cualidades que conducen al éxito: el coraje, la perseverancia, y la capacidad de soñar”. Más que nunca, hoy debemos reunir el coraje de seguir soñando y atrevernos a apostar por la movilidad sostenible.

 

El espíritu Honda Civic

La situación actual recuerda a la de los años 70 del siglo pasado, cuando la contaminación atmosférica amenazaba ya seriamente a las grandes ciudades norteamericanas. Los ciudadanos reclamaban poder respirar aire limpio y Honda fue una de las pocas firmas que colaboró desde el principio con las instituciones para encontrar soluciones al problema. Frente a este reto, los ingenieros de Honda, que por entonces aún era una empresa relativamente pequeña, desarrollaron el motor CVCC, el primero en cumplir con la estricta normativa establecida en la Clean Air Act californiana.

En aquella ocasión, el resultado de la presión política y ciudadana llegó en 1972: la primera generación del hoy mítico Honda Civic. Equipado con el nuevo motor CVCC, fue el primer coche del mundo en cumplir con la estricta normativa de la Agencia de Protección Medioambiental americana (EPA), que limitaba radicalmente el consumo de combustible, un requisito que la industria de la época había estimado imposible.

 

Valentía en tiempos de cambio

Con el Civic original, Honda demostró así que sí que era posible cumplir con los límites que impuso la EPA, tan criticada por los fabricantes en su momento. El Civic de 1972 obtuvo las clasificaciones en ahorro de combustible más altas de la organización durante cuatro años seguidos.

De un reto político que parecía imposible de cumplir nació uno de los mejores automóviles de Honda. Un caso que sin duda conviene recordar en el contexto actual, en el que estamos asistiendo a una presión cada vez mayor de la ciudadanía y de las autoridades españolas, europeas y globales para acelerar la electrificación del parque móvil. Toca ser valientes y sumar esfuerzos. ¿Y tú? ¿Cuándo vas a pasarte a la movilidad sostenible?

 

Fuente: Honda

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.