¿Te gusta el invierno? Cuatro consejos para conducir tu Honda también en la nieve

Hace un mes que estrenamos la nueva estación y lo peor (o lo mejor, todo depende del cristal con que se mire) está por llegar. ¿Estamos realmente preparados para conducir sobre nieve y hielo y salir airosos del intento? No es mucho lo que se necesita. Lo de siempre: un buen sistema de asistencia al conductor, como el Honda Sensing, y la dosis suficiente de sentido común. Ahora sí, ya puedes sentarte al volante y empezar a cantar a lo Sinatra: “Let it snow, let it snow, let it snow”. No lo niegues, lo estabas deseando. Pero no te despistes:  aquí van los cuatro consejos básicos para moverte por la nieve con la  elegancia y seguridad de un patinador artístico.

Control, suavidad y marchas largas

Por debajo de 7ºC, ocurren dos cosas, como mínimo: primero, que te pones a tiritar y segundo, que los neumáticos convencionales empiezan a perder prestaciones. Tranquilo. Sube un puntito la calefacción y reduce la velocidad. Si la nieve se acumula en la carretera, hay que tratar de usar las marchas largas y conducir suavemente. El motivo es que cuanto más larga es la marcha, menos fuerza se transmite a las ruedas por lo que el riesgo de perder adherencia es también menor. Además, algunos modelos Honda, como el Passport o el Pilot, incorporan el modo “Snow”, que minimiza el deslizamiento de los neumáticos.

El freno, tu mejor amigo

Para frenar con nieve, hay que tratar de recurrir al freno motor y no tanto a los órganos de frenado. No hay que pisarlo a fondo, sino con suavidad. Sistemas como el Honda Sensing son de gran ayuda en estos casos, ya que brindan asistencia de dirección y frenado según sea necesario. No sustituyen a la prudencia y al sentido común, pero te sacan de un apuro. Por si acaso te emocionaste con la canción y se te fue un poco el santo al cielo.

Ten en cuenta que el agarre es mucho menor

Con nieve y hielo, inevitablemente, el agarre disminuye y bastante. Hasta una décima parte con respecto al tipo de agarre en circunstancias normales. Si vamos a salir mientras está nevando o la nevada nos pilla por sorpresa mientras circulamos, debemos comprobar la profundidad de la nieve fresca. De no hacerlo, podríamos quedarnos atascados. Si nuestro vehículo no va equipado con neumáticos de invierno, lo más prudente (a veces, incluso lo obligatorio) es usar cadenas. Hoy en día, las hay de muchos tipos, incluso en espray, aunque las mejores siguen siendo las metálicas de toda la vida. Eso sí, hay que aprender a ponerlas antes, tratar de hacerlo por primera vez en mitad de un temporal seguramente te quitaría las ganas de seguir cantando a lo Sinatra.

Cuestión de distancia

Para frenar en una carretera nevada se requiere de una mayor distancia. Dependiendo de los neumáticos, la distancia de frenado puede llegar a triplicarse. Esto significa que también debemos mantener una distancia de seguridad mayor porque el automóvil ni va a frenar ni tan rápido ni con la misma precisión. La distancia nos garantiza tiempo y espacio suficiente para compensar la pérdida de agarre y de frenada. Modelos como el CR-V, con su sistema de tracción total en tiempo real y de estabilidad son más seguros que otros en pistas cubiertas de nieve, hielo o granizo.

 

En fin, que disfrutar de la conducción durante el invierno es posible. Y más fácil si sigues estos consejos y sacas el máximo partido a las herramientas de seguridad de Honda . Sé prudente y si hace falta, cambia tu disco mental de Sinatra por el de Perlita de Huelva y cántate aquello de “Precaución, amigo conductor”. Y que siga nevando.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.